Skip to main content
Curiosidad inmobiliaria

Polémica por la ampliación del Museo de Bellas Artes

Pese al éxito que cosechó la inauguración del Guggenheim, su puesta en marcha generó una importante controversia. Es ahora cuando, casi 25 años después de su inauguración, parece que la historia se repite pero esta vez con la ampliación del Museo de Bellas Artes. Desde GiFincas, te lo contamos en el siguiente artículo:

¿Cómo se ha llegado a esta polémica?

En febrero de 2019 se convocó a varios estudios de arquitectura para que se pusieran al mando de la ampliación del museo. El 8 de abril del mismo año, el jurado eligió a seis estudios finalistas de entre 57 aspirantes:​

•  Norman Foster asociado al vitoriano L.M. Uriarte Arkitectura.
•  El del arquitecto navarro Rafael Moneo presentado en solitario.
•  Nieto Sobejano.
•  Bjarke Ingels Group concurriendo con el bilbaíno Azab.
•  El noruego Snøhetta asociado al bilbaíno Foraster Arquites.wikipedia.org/wiki/Norman_Fosterectos.
•  El japonés Kazuyo Sejima + Ryue Nishizawa / SANAA junto al vasco I. Aurrekoetxea & Bazkideak.

Fue en Julio cuando se dio a conocer como ganador al proyecto de Norman Foster.

¿En qué consiste el proyecto?

El proyecto plantea ampliar la extensión del museo actual en unos 5.000 metros cuadrados, aprovechando al máximo el espacio que todavía queda pendiente de construir en este enclave.

La principal peculiaridad que presenta el proyecto de Norman Foster y sus socios es la puesta en marcha de una plataforma que se colocará en la parte superior del museo, a modo de sombrero, y que supondrá la creación de un gran atrio sobre una de las entradas.

Un proyecto con algunos alegatos en su contra

Uno de los grandes detractores que se oponen a llevar a cabo la ampliación del Museo de Bellas Artes, ha sido la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando la cual alega que la ampliación afectará a partes protegidas por patrimonio.

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, considera que este proyecto choca con el principio de intervención mínima sobre los bienes protegidos. Tanto es así, que este museo fue declarado monumento histórico-artístico, junto a otros 128 museos, en 1962.

El segundo foco de oposición al proyecto viene de una plataforma de reciente creación, la cual ha presentado el pasado mes de febrero un manifiesto cívico en defensa de la integridad del Museo de Bellas Artes.

¿Una polémica con meta en los tribunales?

El informe de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando no es vinculante, de manera que las instituciones vascas tienen plena legitimidad para seguir adelante con el planteamiento de Foster. Sin embargo, el recién surgido grupo de oposición al proyecto ha indicado que valorará iniciar medidas legales en caso de que no se paralice el proyecto “dado el cúmulo de irregularidades que presenta”.

El objetivo de las instituciones vascas que impulsan el proyecto es iniciar las obras en septiembre e inaugurar el nuevo museo en julio de 2023.

Fuente: LaVanguardia

¡Gracias por compartir este artículo!

Deja un comentario